Tengo que reconocerlo…

es que desde que llegué a Shanghai, he sentido y siento la necesidad loca incontrolada de encontrar clubs o festivales donde escuchar buen techno. No es de extrañar sentir ese deseo o necesidad cuando una viene de Barcelona – ciudad con historia, arquitectura, sol, “playeo”, mucho “guiri”, buena gastronomía y sobre todo fiesta, mucha fiesta.

el año pasado, mi amiga Anabel y yo seguro estábamos entre la gente

Y es que al llegar a Shanghai, pensé que también encontraría en abundancia fiestas de techno como en mi país – pensamiento de novata cuando una cree que, aunque esté en la otra punta del mundo y la ciudad sea muy moderna puede encontrar de todo-. Pero…. No.

Para mi desgracia el primer año de supervivencia en la ciudad, solo encontré discotecas de música electrónica chinas en las que nadie conoce al dj. Mientras que la gente local baila al ritmo de la música electrónica con gafas de sol, mientras beben champan en sus mesas privadas. Tú como atracción para la discoteca por tu condición de extranjero/a, claro – acabas con una buena “turca” debido al alcohol de garrafón y además gratis que ofrecen en los mismos antros. Puede que acabes entablando una conversación con la Ayi en chino -como a mí ya me ha pasado… y al día siguiente con una resaca de mil demonios te ves prometiéndote a ti misma que la próxima vez irás a una fiesta de techno en condiciones.

En ese preciso momento...

yo, la de blanco, en shock que al fin había encontrado un evento de calidad

end of pt. 1